Semana Mudial de Jugar
Jugar en cuerpo y alma.
Del 20 al 28 de Mayo 2018

Jugar con palabras: Lo que sienten y desean los niños y las niñas de México

22 de junho de 2018

Los niños y las niñas que participaron de las actividades de la Semana Mundial de Jugar en México expresaron en frases todo lo que sienten sobre el derecho de jugar y del bien vivir, mientras jugaban libremente. La idea fue desarrollada por el Cides I.A.P. (Centro Interdisciplinario para el Desarrollo Social), una institución que actúa en los barrios del Distrito Federal.

Hay frases tiernas como “a mí me gusta jugar con mi hermanito, porque está chiquito y se ríe mucho”, y también reflexiones profundas como “los niños no juegan para aprender, pero aprenden porque juegan”.

Guadalupe Barrón Becerril, del equipo de Cides I.A.P, explicó como surgieron las frases de los niños:

“Las frases las rescatamos de tres momentos específicos: el primero fue en el transcurso de la semana mientras jugábamos con las niñas y los niños les preguntábamos de manera espontánea, ¿Cómo  te sientes?, ¿Cuál es tu juego favorito?, ¿A qué te gusta jugar?, ¿Para ti qué significa jugar?, ¿Crees que es importante que las niñas y niños jueguen?

“Después, al inicio de la SMJ realizamos un cartel junto con las niñas y los niños, el que daba por inaugurada dicha jornada, en este cartel ellas y ellos pudieron plasmar su huella con pintura y un mensaje. Les pedimos que escribieran sobre el cartel lo primero que pensaran al escuchar la palabra “juego”, posteriormente realizamos una reflexión sobre el  juego como un derecho fundamental de niñas, niños y adolescentes.

“Al término de cada sesión realizamos lo que denominamos “reunión comunitaria”, la cual consiste en promover la participación y escucha de las niñas y los niños, cuestionando sobre qué fue lo que aprendieron durante la sesión, qué fue lo que mas les gustó, qué cambiarían y el estado emocional en el que terminan con la actividad. Esta última actividad nos permitió cerrar y evaluar las actividades implementadas en cada una de las sesiones.”

Guadalupe dice que la actividad ha sido muy buena también para los que trabajan en Cides: “En lo que respecta al equipo, si nos dimos la oportunidad de reflexionar no solo sobre las frases, sino sobre toda la jornada, reiteramos que las niñas y los niños con los que trabajamos tienen espacios reducidos para el juego, además el juego no se genera en ambientes seguros. Las y los adultos responsables de cada niño se preocupan por sobrevivir en el día a día y no posibilitan esta actividad, no contemplan la importancia y mucho menos la visualizan como un derecho fundamental. Además en la Ciudad de México hay pocos espacios públicos que promueven el juego y los existentes están mal ubicados, se encuentran bajo el rayo del sol, o bien sin techo como refugio para la lluvia, se encuentran también entre avenidas inmensas, rodeados de muy pocas áreas verdes.

Las frases dijeron mucho sobre la sociedad en que hoy viven los ciudadanos del Distrito Federal, que siembra mucho la realidad de otras gran ciudades. “Identificamos que la mayoría de niñas y niños refirió sentir una emoción asociada a la felicidad cuando tienen espacios para el juego y la convivencia en ambientes seguros. Nuestros corazones se alegraron y disfrutamos junto con ellas y ellos cada uno de los días de esta semana, nos dimos la oportunidad de jugar, de ser niños una vez más. Escuchamos durante esta jornada tantas risas y gritos de alegría de tantos niños y niñas en un mismo espacio. Por otro lado nos mostró los vacíos que tenemos en el tema con las familias, pero también a nivel de política pública y es justo esto lo que nos aporta a nuestra labor institucional, nos permitió colocar entre nuestras tareas pendientes la promoción, sensibilización y creación de espacios para el juego entre las comunidades.”

Cides I.A.P atiende a niños y niñas de 2 hasta 16 años. Se trata de niñas y niños indígenas migrantes que viven en la Ciudad de México en predios irregulares de la colonia Roma en la Ciudad de México, viven en condición de pobreza extrema y hacinamiento con sus familias. Ellos y ellas provienen del  Estado de Querétaro, del municipio de Amealco, del pueblo denominado Santiago Mexquititlan. Son niños y niñas en su mayoría bilingües, hablan Español y Otomí. En su mayoría  son escolarizados, generalmente hasta la conclusión de la educación básica y trabajan en la venta de dulces o artesanías de manera informal en la Zona Rosa de la colonia Roma, además participan en las actividades educativas, formativas y de promoción de los derechos humanos que implementa el CIDES IAP. Debido a las múltiples actividades que tienen en el día, cuentan con poco espacio para ejercer su derecho al juego.


Confira a galeria de imagens

 


 

 

Acompanhe nas redes
-Aliança pela Infância - 55 11 3578-5001 - alianca@aliancapelainfancia.org.br